La deuda externa ecuatoriana

Publicado en por cuencart.foro.galeon.com.over-blog.es

La deuda externa ecuatoriana

  

 ha sido durante muchos años uno de los componentes principales de la historia nacional de Ecuador y es una práctica que ha acompañado a Ecuador desde los albores de su independencia. Los préstamos que han ido engrosando la deuda en muchos casos fueron fruto de la corrupción y de negociaciones que permitían que los recursos obtenidos se derivaran y desviaran para su fin concedido, desatiendo necesidades básicas como la sanidad, la educación y la vivienda e infraestructura.

Para poder pagar las obligaciones del endeudamiento externo, el país debía cumplir ineludiblemente con las disposiciones de los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que siempre exigían planes de ajustes estructural lo que llevaba inevitablemente a priorizar las obligaciones financieras del Estado, en desmedro de las obligaciones sociales para el pueblo ecuatoriano. Para Eloy Alfaro la deuda es el Nudo gordiano de Ecuador ya que impide el desarrollo económico y social lastrado por los programas de ajuste estructural (paquetazos económicos) provocados por el endeudamiento externo. El Presupuesto General del Estado a lo largo de la vida republicana ha destinado altos porcentajes -más del 50% en muchos momentos de su historia-.

Un componente importante de la deuda externa nacional es la deuda externa privada adquirida en el exterior por las entidades financieras privadas y los empresarios, en los últimos tiempos ha crecido desmesuradamente e implica dificultades de pago del sector privado y puede repetirse que el Estado asuma las obligaciones como ya sucedió con la sucretización de la deuda externa privada, con lo que se aumentó la deuda externa pública

1800-1830 Las primeras deudas: independencia de Ecuador y la Gran Colombia

A inicios del siglo XIX, los hijos de los españoles nacidos en América (criollos) eran marginados del poder político, por lo que se comenzaron a gestar las ideas libertarias del poder español.

El proceso independentista requirió la formación y el mantenimiento de un ejército, lo que demandó la inversión de grandes cantidades de recursos económicos que se obtuvieron de aportes de la población y de préstamos externos.

En esa época eran potencias mundiales: Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, quienes tenían sus propios intereses sobre las colonias españolas, Francia estaba en guerra con España, Estados Unidos interesado en posponer la libertad de los criollos y mestizos hasta que ellos pudieran beneficiarse y no Inglaterra, los ingleses interesados en disminuir el poderío español en América.

En estas circunstancias, el primer empréstito se lo hizo fue a Inglaterra inicialmente al 85% y en la práctica se lo hizo al 88.5%, con cobro de intereses por adelantado, por lo que gran parte de los recursos prestados se quedaron en el viejo continente, además Inglaterra aprovechó para vender, aumentando su poder político al influenciar en las nuevas economías de los países deudores que tuvieron que someterse al pago de onerosas deudas.

Además, mucho del armamento se compró a precios altos y luego se vendió como chatarra.

La deuda externa de la independencia, además de los empréstitos para las acciones libertarias; comprende también los recursos gestionados en Europa por Bolívar y los dirigentes colombianos para consolidar la independencia, proteger la agricultura y fomentar el desarrollo industrial de la naciente república de Colombia, esta es la “deuda inglesa”.

Al finalizar el año de 1822, en que se concretó la independencia de lo que había sido la Real Audiencia de Quito, y que posteriormente constituiría el territorio de la República del Ecuador, la deuda arrojaba los siguientes saldos:

Deuda Externa - Capital 576.979 pesos, 40 centavos
Intereses 72.816 pesos, siete y cuartos reales
Por Deuda Interna - Capital 185.132 pesos, uno y medio reales
Intereses 72.731 pesos, un cuarto de real
Total 907.759 pesos, cinco y medio reales

 

1830-1896 Impagos, pagos, suspensión de Eloy Alfaro, recompra y pagos

De 1830 a 1854, el país vivió en moratoria (no pago de las obligaciones) con el mercado financiero internacional, en los primeros 65 años transcurridos desde su conformación como república independiente, sirvió su deuda apenas 16 años. Realizando enormes sacrificios pagó los intereses hasta 1869.

En falta con sus acreedores vivió hasta mayo de 1893, cuando volvió a servir la deuda hasta julio del año siguiente. Razón por la cual durante mucho tiempo del siglo pasado nuestro país no fue objeto de crédito de la banca internacional. Esta situación hizo que Eloy Alfaro considerara la deuda inglesa como “Gordiana”, es decir, insoluble.

El 14 de marzo de 1896,Eloy Alfaro, Jefe Supremo de la República, emitió un decreto que en su artículo 1ª disponía: "Suspéndese el pago de la deuda externa hasta que se obtenga un arreglo equitativo y honroso con los tenedores de bonos".

Con el objeto de conseguir recursos en los mercados internacionales para la construcción del ferrocarril Guayaquil – Quito, el gobierno de Alfaro recompra deuda al 35% de su valor nominal y así transformó gran parte de la deuda en bonos para esta empresa.

En 1994, el Ecuador acepta el Plan Brady, en el gobierno de Sixto Durán Ballén, Alberto Dahik y Ana Lucía Armijos, la deuda alcanzó los 13.758 millones de dólares., de los cuales 6.990 estaban vencidos.

Con este Plan Brady, el Banco Central intercambia deuda vieja devaluada por deuda nueva al emitir de títulos de deuda garantizados con Títulos del Tesoro de los Estados Unidos que también fueron comprados con préstamos a organismos financieros internacionales. El 52% de la deuda externa se convierte en bonos Brady, cada bono valía 250.000 dólares el pago del capital se lo haría en 30 años plazo (en el año 2025 pagaríamos todo), los intereses se pagaban en febrero y agosto de cada año (160 millones de dólares cada semestre) , estas condiciones de pago originaron , que los especuladores de divisas (bancos y personas particulares) aprovechen la situación , aumenten la cotización del dólar , para ganar dinero fácilmente perjudicando a la economía nacional.

En esta negociación también se incluyeron 1.600 bonos que correspondían a la deuda externa privada de los empresarios y banqueros. Además este Plan incluye la prohibición de que el gobierno recompre deuda a valores bajos, si quiere recomprar tiene que ser a la par (valor nominal)

2000-2004 Dolarización y continuación de la especulación

En enero del año 2000 se impuso la dolarización de la economía, la misma que sirvió como garantía para iniciar las conversaciones con los acreedores. En marzo del 2000, el monto de la deuda representa un 140% del PIB, en diciembre del mismo año fue de 118%, debido a los atrasos en el pago del servicio de la deuda.

Para el 4 de abril del 2000 se suscribe la Carta de Intención que contiene la receta básica para el ajuste estructural y las privatizaciones. El Ecuador dolarizado requería recuperar la confianza de los organismos internacionales, por lo que se inicia el canje de los Bonos Brady (cuya vida había sido programada para 30 años como una solución definitiva al problema de la deuda) con menos de 5 años de vigencia por los bonos Global.

A los acreedores, se les entregó antes de su vencimiento, los bonos cupón 0 del Tesoro de los Estados Unidos por un valor de 722 millones de dólares, que recién debían recibirlos en el año 2.025 como parte de pago del capital. Además los bonos norteamericanos fueron comprados con deuda contratada por el gobierno ecuatoriano en el banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento (CAF).

A los 722 millones de dólares se suman las obligaciones vencidas por aproximadamente 161.1 millones de dólares que fueron pagados al contado de las arcas fiscales, en total se entregaron en efectivo 883.1 millones de dólares que pudieron servir para la recompra de los deprimidos bonos Brady si se hubiera trabajado por los intereses del país.

El canje de los bonos Brady por los bonos Global, también contempla la obligación de recomprar deuda por lo menos en un 3% anual de la cifra original desde el año 13 de la emisión de los Bonos Global A (30 años) y para los bonos Global B (12 años) la recompra es obligatoria en un 10% a partir del sexto año.

Este canje se negoció con tasas de interés superiores a las existentes en el mercado, se negoció para que los intereses de los bonos Global pasaran del 4% al 10%, con un ritmo de crecimiento de un punto porcentual ( en el 2005 el interés de estos bonos es del 8%), los intereses de los bonos Global se pactaron al 12%.

El Gobierno de Gustavo Noboa y su Ministro de Economía Jorge Gallardo, anunciaron como beneficios de la renegociación, la reducción del servicio de la deuda de 1.500 millones de dólares en los primeros 5 años.

Según documentos oficiales, se debían emitir Bonos Global A (a 30 años) "aproximadamente" por 2.700 millones de dólares y Bonos Global B (a 12 años) por 1.250 millones de dólares; la suma de estas cifras da un valor total de 3.950 millones para los Bonos Global, lo cual comparado con los 6.946 millones de dólares que representaban los Bonos Brady [7] y los Eurobonos significaba una rebaja de un 43%, descuento que podría ser mayor por efecto de la recompra programada de los nuevos bonos en el mercado secundario.

Pero tomando en cuenta todos los pagos en efectivo, realizados en esta negociación, en realidad el descuento es inferior al 30%. Si calculamos el valor nominal del servicio pendiente, constatamos que el servicio de los Bonos Global comparado con el servicio de los Bonos Brady, luego de una reducción en el corto plazo, vuelve a crecer.

Y a la postre el servicio total de los Global sería superior en 3.000 millones de dólares al de los Brady, lo que representa, en la práctica, un nuevo endeudamiento.

De hecho el propio gobierno entre las metas de la renegociación planteó: “Maximizar pagos por adelantado y flujo a los inversionistas durante la vida de los bonos”.

Además -en medio de la crisis- con bonos Global y dinero fresco, se cancelaron 42,6 millones de dólares en bonos Global y 5,7 millones de dólares en efectivo en calidad de comisiones a la compañía Salomón Smith Barney y otras empresas que asesoraron al gobierno en la renegociación de los bonos Global.

Para mantener sostenible el plan de pago se necesitaría como base un crecimiento inmenso de las exportaciones, variable que a tan corto plazo escapa prácticamente a la capacidad del gobierno, más aún si se parte de que la economía está dolarizada. Además, el aumento de la deuda interna del Ecuador como consecuencia de la crisis bancaria y el peso de la dolarización puedan desarrollarse como un factor clave que afecta negativamente la capacidad de pago futura.

También se debe mencionar el uso indebido de recursos de un saldo no canjeado de la emisión de bonos Global por un total de 126,4 millones de dólares habría sido negociado en el mercado para convertirlos en 52,7 millones de dólares que habrían sido destinados a Filanbanco y al Banco del Pacífico, Jorge Gallardo, presidente de la Comisión Negociadora de los Bonos Global, fue el presidente ejecutivo del Banco del Pacífico.

Estos bonos Global habrían sido vendidos con un descuento del 60% y con los recursos obtenidos de esa venta se compró al Banco del Pacífico bonos del propio Estado, emitidos por el Ministerio de Economía, con un descuento de apenas el 10%, “otro negocio inconveniente y perjudicial a los intereses del Estado, en palabras de Marco Flores T, a más de que resultó una operación no autorizada legalmente.

Como dato, aparentemente anecdótico, la negociación fue aprobada a un ritmo nunca visto en la burocracia estatal. En la sesión del 29 de julio del 2.000 se resolvió toda la negociación, se realizaron 32 trámites públicos. Acosta, 11-2-2.005 Cómo complemento de la renegociación de la deuda comercial, el equipo renegociador acudió al Club de París y de acuerdo a los voceros oficiales, los resultados también habrían sido muy buenos.

Nuevamente un análisis detenido demuestra que lo conseguido en París, en septiembre del 2000, no fue novedoso, ni suficiente. Dicho cartel de acreedores “Club de París” , por séptima ocasión desde julio de 1983, aceptó una reprogramación convencional de sus acreencias con el Ecuador.

Los créditos concedidos en términos comerciales se cancelarán, con tasas de mercado, en 18 años, con un período de gracia de 3 años. Los créditos considerados de ayuda para el desarrollo (ODA) se pagarán en 20 años, con 10 de gracia, en términos concesionales. En total, se habrían conseguido un refinanciamiento de la deuda del Club de París por 899 millones de dólares.

No hubo ninguna reducción nominal de deuda, menos aún del valor presente neto en términos de su servicio. Lo que se ofreció fue algunos canjes a ser negociados bilateralmente, con la posibilidad de conseguir una conversión del 100% en la deuda concesional (90 millones de dólares) y en la comercial, que es la más costosa, hasta por un 20% (160 millones de dólares); la “generosidad” aflora en las deudas concesionales, mas no en las comerciales que son las realmente impagables. Al tenor del discurso oficial, en el marco de la renegociación con el FMI, el Ecuador volvería a conversar con los acreedores en el Club de París. Los intereses no pagados durante el período de gracia, se capitalizarán.

Entonces, cuando empiecen los pagos, el Ecuador enfrentará cuotas mucho mayores. Es más, el país, que no estaba pagando una parte sustantiva de la deuda bilateral, sirvió en el 2000 unos 109 millones de dólares de los 459 millones solicitados en mayo por el Club de París; el saldo también se capitaliza.

Lo renegociado no fue suficiente para los acreedores, en el mismo gobierno de Gustavo Noboa se consolidaron nuevos beneficios a través de la llamada “Ley de Transparencia Fiscal” con la que se creó el Fondo de Estabilización, Inversión y Reducción del Endeudamiento Público FEIREP, y se preasignaron desde el 2.002 cuantiosos recursos petroleros para anticipar la recompra de los bonos de deuda, asegurando de esta manera, mantener elevada su cotización.

De los recursos del FEIREP, por ley, 70% va para la recompra de deuda pública interna, 20% para estabilización y apenas el 10% para inversión social.

En el 2.004, el gobierno del coronel Lucio Gutiérrez propone a los acreedores la renegociación de los bonos Global a 12 años, presentando los resultados de una economía estabilizada y en crecimiento, pero la realidad es otra.

Rafael Correa, Ministro de Hacienda en 2005 ya consideró que el 80% del dinero obtenido por el petróleo ecuatoriano debía destinarse a la población y solamente el 20% al pago de la deuda, ante las amenazas del Banco Mundial dimitió como ministro alegando que no iba a someterse al mandato del Banco Mundial.

En 2008, ya comoPresidente de Ecuador,Rafael Correadeclaró que la deuda contraída por Ecuador era una deuda ilegítima, odiosa e inconstitucional que obligaba a destinar más del 50% de los recursos económicos del estado a pagar la deuda. Correa manifestó:Lo primero es la vida, después la deuda. El gobierno de Rafael Correa tuvo que enfrentarse a las amenazas delBanco Mundialy delFondo Monetario Internacional, expulsó a los enviados del FMI del Banco Central de Ecuador, , creó una Comité de Auditora que concluyó que una gran parte de la deuda de gobiernos anteriores era ilegitima, especialmente los contratos de deuda del año 2000. El informe fue trasladado tanto al gobierno como a los ciudadanos de Ecuador.

El Gobierno deRafael Correadeclaró el cese de pagos del 70% de la deuda de Ecuador en bonos. Ante el cese de pagos los acreedores o tenedores de la deuda de Ecuador sacaron al mercado, con valores muy bajos -sobre el 20% de su valor-, los bonos de deuda ecuatoriana. Ecuador, de forma secreta, utilizó 800 millones de dólares para comprar 3.000 millones de su propia deuda lo que supuso una reducción de su deuda real y de los intereses lo que pudo suponer un ahorro de unos 7.000 millones de dólares para Ecuador.

Fuente: wilkipedia la enciclopedia libre

fotos tomadas de la web 

Etiquetado en Noticias Nacionales

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post